viernes, 12 de febrero de 2010

Lanzarote I: Timanfaya, Playas de Papagayo, Jameos del Agua

La verdad es que llegamos a Lanzarote sin conocer demasiado de la isla, y ya antes de aterrizar nos quedamos sorprendidos por el paisaje que pudimos ver desde el avión. Se trata de una isla volcánica, y gran parte de su superficie parece la luna. O al menos lo que imaginamos que será la luna. Además llovía. Se ve que en Lanzarote llueve cuatro o cinco veces al año, pues nos llovió al llegar y al irnos. Nada mas aterrizar recogimos el coche de alquiler que habíamos reservado y nos fuimos hacia Playa Blanca, donde teníamos el hotel. Por el camino ya confirmamos la impresión que nos dio en el avión. Definitivamente estamos en la luna! Hay trozos de carretera en los que mires hacia donde mires, solo ves ese paisaje de lava solidificada tan característico.


Al llegar al hotel ya había dejado de llover, así que dejamos las cosas y nos fuimos rápidamente a ver el mar. Las playas mas cercanas son las Playa Blanca, y la verdad es que muy bien: arena fina, no mucha gente y el agua limpia y transparente.


Después del chapuzón de rigor, me dirigí a un centro de buceo que había allí mismo para ir preparando las inmersiones de la semana.
Aunque las playas de Playa Blanca no están mal, nada que ver con las Playas de Papagayo. auténticas playas paradisíacas en medio del desierto. Para llegar a ellas hay que ir un buen rato en coche por caminos de tierra en el parque de los Ajaches, un terreno totalmente desértico. Después de aparcar, tienes que andar un poquillo hacia donde ves que va todo el mundo, porque no se ve ninguna playa ni nada. Hasta que te vas asomando hacia el mar y descubres esas preciosas playas escondidas entre los acantilados.




Además de relajarse en la playa, bucear y disfrutar de la gastronomía local, Lanzarote ofrece varias excursiones típicas que todo el mundo que llega a la isla va recorriendo. Es gracioso como te vas encontrando a la misma gente en las excursiones. Las mas famosas son seguramente las visitas al parque natural del Timanfaya y a los Jameos del Agua.
El Timanfaya es ciertamente curioso, aunque a mi me resultó decepcionante, ya que simplemente ves más paisaje del mismo que está presente por gran parte de la isla. Aqui te dan una vuelta en autobús por la zona en la que hubo las últimas erupciones volcánicas y te ponen un cinta en la que te cuentan un poco como fué la cosa. Y, como no, acabas el paseo en la tienda de regalos y recuerdos.



Los Jameos del Algua es el nombre que recibe una cueva utilizada antiguamente como vertedero, pero en la que el arquitecto César Manrique decidió construir un auditorio. El resultado es una cueva precios con unos bonitos jardines y una de las mas bonitas piscinas que he visto.
En medio de la cueva hay un pequeño lago en el que viven los Jameos del Agua, pequeños cangrejos de río autoctonos de Lanzarote y que dan nombre a la cueva.

1 comentario:

  1. Hola!
    Permíteme presentarme soy Cleofé administradora de un directorio de blogs, visité tu portal y está interesante, tienes temas muy buenos. Me encantaría poner un link de tu web en mis sitios y así mis visitas puedan visitarlo también. Si estás de acuerdo no dudes en escribirme
    garciacleos@gmail.com

    Éxitos con tu blog.
    Saludos

    Cleofé García

    ResponderEliminar